Destinos Tours

¿Cómo no enamorarse de Cozumel? ¡Es lo mejor del Caribe!

on
February 6, 2014

Con las piernas entumidas por el frío húmedo, me decidí a correr el cierre y sacar la cabeza de la tienda de campaña: tenía ante mi el cielo de Cozumel, el más hermoso, más claro y cuajado de estrellas que he visto hasta hoy.

Cozumel-Mexico-Quintana-Roo-lavidaesviaje (10)

Así se veía mi improvisado campamento al amanecer sobre la playa de Cozumel, Quintana Roo.

Ya había estado antes en Cozumel. En una ida relámpago, mi primer contacto con el lugar, rodeé la isla en una motoneta rentada. No sé si por intervención de la diosa Ixchel, la autoridad religiosa a cargo de la fertilidad en Isla Cozumel desde tiempos de los antiguos Mayas, poco tiempo después de volver a casa recibí la noticia de que sería papá por primera vez.

— ¿Sabes andar en moto? — me preguntó sin mucho interés el dependiente del local aquella vez.
 ¡Claro! — contesté yo. Por supuesto que jamás lo había hecho.

Afortunadamente, tengo muy buen equilibrio por mi afición al ciclismo y solo tuve que acostumbrarme al impulso del motor de la motoneta. Valeria (ya con nuestro bebé en el vientre) venía abrazada a mi espalda mientras el ruidoso motorcito del vehículo daba todo de sí.

Después vendrían otro par de visitas a Isla Cozumel, las dos mientras aún estaba a cargo de las redes sociales de BestDay.com.mx. Conocí entonces, y gracias al apoyo del Fideicomiso de Promoción Turística de Cozumel, lugares tan hermosos como el Parque Punta Sur, su Faro Celarain y su increíble Playa Chunchakaab; los arrecifes Colombia y Palancar, así como las ruinas de San Gervasio, donde se encuentra el que se piensa fue el templo dedicado a la adoración de la diosa Ixchel y destino final de la Travesía Sagrada Maya que ahora recrea tan exitosamente el Grupo Xcaret.

Hoteles en Cozumel, México - Park Royal

La vista del atardecer desde el área de albercas del hotel Park Royal Cozumel.

En aquellas visitas recorrí los mejores hoteles en Cozumel y me hospedé en Park Royal Cozumel, El Cozumeleño y en la linda propiedad que ahora es Secrets Aura Cozumel. En el restaurante Casa Missión Cozumel comí delicioso y fui amablemente atendido por Damián Miranda, quien muy seguramente es, aún al día de hoy, el más activo empresario en la isla en lo que respecta a la promoción de sus servicios en el mundo 2.0.

Haciendo snorkel en los arrecifes Colombia y Palancar de Cozumel, México

¡Hacer snorkel en los arrecifes de Isla Cozumel es una experiencia que no se olvida jamás!

Sin embargo, la visita a Cozumel Quintana Roo que marcaría para siempre mi historia con la isla vendría después, hace apenas algunos meses. Acepté una misión administrativa menor en una joven agencia de viajes para la que laboré el año pasado, y armado con cerca de $350 MXN, mi bicicleta, una tienda de campaña, un traje de baño y cuatro playeras, me dispuse a recorrer Isla Cozumel de modo austero.

Recorriendo Cozumel en bicicleta

Para quienes gustamos del ciclismo, recorrer en dos ruedas la isla de Cozumel, México es un MUST.

Pasado el mediodía había cumplido ya con mi encargo: la entrega de un certificado de regalo a un cliente insatisfecho con la pequeña agencia. Así que para quitarme el sudor del cuerpo me acerqué lo más pronto que pude al mar, dejé tumbada la bicicleta, y me dejé abrazar por las aguas que rodean Isla Cozumel, que son de un azul tal que parecen teñidas artificialmente, como esa combinación de aceite y agua que baila de un lado a otro en aquellas botellas que veíamos de pequeños en libreros y vitrinas, esas a las que de alguna manera mágica se les había introducido un barco en miniatura.

Después seguí mi camino sobre el malecón de Cozumel, y por mucho que traté de resistirme (mentira, no traté de resistir en lo absoluto), tuve que parar en un bar frente al mar para ordenar una cubeta de cervezas y un ceviche mixto riquísimo.

Viendo que atardecía, con la panza llena de pescado, mariscos, totopos y cerveza, medio mareado aún, enfilé en mi bicicleta hacia donde yo recordaba que se encontraba la carretera que atraviesa Cozumel Quintana Roo de lado a lado. Claro que me desvié del camino y por supuesto que me perdí. Sólo conseguí salir de una especie de pobladito rural quintanarroense extraviado entre la vegetación de la isla, gracias a la orientación de una amable viejecita, quien me puso de vuelta en el camino envuelto en bendiciones.

El sol daba ya sus últimos bostezos sobre la parte oriental de Cozumel Quintana Roo cuando en medio de muchísimo viento logré armar mi tiendita de campaña sobre la arena, apenas a unos metros del mar.

Mi campamento en Cozumel

Morí de frío la noche previa a esta mañana, pero valió la pena. Quizás nunca antes había estado tan en contacto conmigo mismo, con mis emociones y mis pensamientos como en Cozumel.

Después nada. La oscuridad de la noche y el viento azotando mi improvisada casita. No había nada que hacer más que pensar y esperar, esperar y pensar… escuchar afuera el viento arrojando arena contra la tienda y el constante golpeteo de las olas. Tomé mi cena: un poco de yogurt y unas galletas que había comprado de camino. Dormí.

Desperté a medianoche con el cuerpo literalmente tieso por el frío, jamás había sentido tal cosa, y no porque no me hubiese enfrentado antes a temperaturas tan bajas (soy originario del centro del país), sino porque las ganas de aventura y la falta de previsión me habían hecho salir de casa sin lo necesario.

Después de amarrarme una playera en cada una de las piernas, ponerme otra encima, y luego de sobarme todo el cuerpo rápidamente para entrar en calor, salí un momento de la casa de campaña y me encontré en la primera fila de un espectáculo estelar que hubiese dejado con la boca abierta a cualquier aficionado a la astronomía: tenía ante mí el cielo de Cozumel, el más hermoso, más claro y cuajado de estrellas que he visto hasta ese momento.

Playa Chunchakaab, en el Parque Punta Sur de Cozumel, México

Esta sigue siendo, aún al día de hoy, la más hermosa playa en que he estado: Playa Chunchakaab, en el Parque Punta Sur de Cozumel, México.

A la mañana siguiente, mi cuerpo seguía tan frío que ni siquiera respingué al meterme al mar para bañarme, ¡estaba a la misma temperatura que el agua!. Recogí mi campamento y empecé la segunda parte de mi aventura por Cozumel Quintana Roo.

La carretera localizada en la costa oriental de Isla Cozumel tiene una parte destinada exclusivamente a bicicletas; felizmente encontré que esa disposición es respetada por los automovilistas de la isla, con la penosa excepción de algunos taxistas locales y uno que otro grupo de turistas a bordo de vehículos rentados, quienes invaden estos carriles, quiero pensar que por descuido, desconocimiento, o quizás, hay que decirlo, falta de señalización por parte de las autoridades responsables. Poco a poco el sol de Cozumel me fue “descongelando”.

Playas en la Costa Oriental de Cozumel, Quintana Roo, México

Aún ahora, tiempo después de mi viaje a Cozumel, veo las fotos y casi puedo sentir la brisa del mar y el sol sobre mi piel al pedalear rodeando la isla.

Haciendo una gran cantidad de altos en el camino para tomar fotos, nadar frente a las lindas playas de Cozumel Quintana Roo, o simplemente disfrutar los paisajes, debo haber pedaleado unas cuatro horas y fracción para llegar al otro lado de la isla.

Este viaje a Isla Cozumel tuvo para mí un significado muy especial: fue la primera vez que viajé con recursos sumamente limitados y también fue la primera vez que acampé completamente solo. Pude observar un cielo nocturno verdaderamente impresionante, al tiempo que lo adverso del clima me recordó lo pequeños que somos ante la fuerza inmensa de la naturaleza. Nada me distrajo aquella noche de enfrentarme a mis propios pensamientos… y ese tiempo conmigo mismo fue el más grande regalo que pudo darme la diosa Ixchel en Cozumel.

Por todo lo que me has enseñado y por lo que nos falta vivir juntos: ¡Gracias, Cozumel!

Centro de la Isla de Cozumel, Quintana Roo, México

Aproveché mis últimos minutos en la isla para hacer algunas fotos del colorido centro de Cozumel, México.

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT